AviaciónBiografias en 5 MinutosExploradoresMilitarMuertos en agostoNacidos en agostoPionerosPodcastVuelo Espacial

Neil Armstrong

Neil Armstrong
“Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad.” – Neil Armstrong.

Se podría decir que Neil Armstrong tenía el vuelo en la sangre. Nació en Ohio el 5 de agosto de 1930. Neil fue a su primer evento de aviación en Cleveland a los dos años de edad. Cuando tenía seis, viajó con su papá en avión por primera vez en un Ford Trimotor en Warren, Ohio. Mientras estaba en la secundaria, empezó a tomar clases  de aviación y obtuvo su certificado al cumplir los dieciséis, incluso antes de sacar su licencia de conducir.

Sin embargo, esta no era la única disciplina en la que Neil era bueno, ya que, también, demostró excelente liderazgo, carácter y destreza académica al ganarse el rango de Scout Águila en los Boy Scouts, al que luego superó con el Premio Distinguido de Scout Águila. Eligió estudiar ingeniería aeronáutica en Purdue, a pesar de haber sido aceptado, también, en MIT.

Todo el mundo sabe que Niel Armstrong es famoso por ser el primer hombre en pisar la luna, pero logró muchas cosas más antes de entrar en la NASA.

Neil fue un oficial naval y piloteó misiones en la guerra coreana: esperaba órdenes desde el portaaviones USS Essex para utilizar su caza a reacción Grumman F9F Panther. A pesar de su extrema aptitud para volar y el amor por dicha vocación, su avión fue derribado por fuego antiaéro durante una misión de bombardeo a baja altitud en 1951. Debido a esto, el avión perdió una gran sección del ala, pero Neil pudo pilotearlo hasta territorio propio; lo obligaron a eyectarse del avión y lo recogió su compañero de cuarto de la escuela de aviación en su Jeep. En total, voló 78 misiones sobre Corea, y su última fue el 5 de marzo de 1952.

Luego de la Guerra coreana, volvió a Purdue para terminar su carrera de grado y, durante este período, conoció a Janet Elizabeth Shearon, con quien se casó el 28 de enero de 1956. Tuvieron tres hijos juntos: Eric, Karen, y Mark; aunque, desafortunadamente, a Karen le diagnosticaron un tumor maligno en el cerebro y murió a los dos años. Luego de un matrimonio que duró treinta y ocho años, Neil y Janet se separaron en 1990 y se divorciaron en 1994. En 1992, Neil conoció a Carol, quien se convertiría en su esposa el 12 de junio de 1994.

Durante su época en la universidad, Neil nunca se separó de la aviación y se convirtió en el presidente del club de aviación de Purdue. Luego de su graduación, se convirtió en un piloto de pruebas para el Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica, en la base de la Fuerza Aérea de Edwards, y comenzó a trabajar el 11 de julio de 1955.

Allí, Armstrong piloteó diferentes aeronaves, que incluyeron el North American F-100 Super Sabre, el Lockheed F-104 Starfighter, el McDonnell Douglas F-4 Phantom II, y el Boeing B-29 Superfortress, entre otros. Neil supo pilotear aeronaves con múltiples motores dirigidos por hélices, así como, también, aviones de velocidad. También voló aviones cohete como el Bell X-1B y el North American X-15, el cual voló siete veces y, el 5 de marzo de 1974, alcanzó con él una velocidad de 6420 km/h.

En junio de 1958, Neil empezó a participar en el programa de la Fuerza Aérea de Estados Unidos “Man in Space Soonest” u “hombre en el espacio cuanto antes”. El programa, sin embargo, fue remplazado rápidamente por “Project Mercury”, o “Proyecto Mercurio”, que fue un programa de la NASA para civiles. La finalidad del proyecto era encontrar pilotos que fueran inteligentes, capaces y dotados, y que tuvieran los atributos necesarios para convertirlos en astronautas.

A pesar de que Neil no fue parte del primer grupo del cuerpo de astronautas seleccionado por la NASA, lo incluyeron en el segundo grupo, que fue seleccionado en 1962 para un nuevo proyecto llamado Geminis. A Armstrong lo seleccionaron como comandante del Geminis 8, convirtiéndose, así, en la primera persona civil en viajar al espacio, ya que había renunciado a su comisión en las Fuerzas Aéreas el 21 de octubre de 1960.

La misión Geminis en particular, que se lanzó el 16 de marzo de 1966, fue de gran importancia para la NASA, por ser la primera vez que se intentaría atracar dos naves espaciales a la vez. Esa parte de la misión tuvo éxito, sin embargo, debido a unas dificultades técnicas, la misión debió concluir. Neil demostró su perfecto control al estabilizar una nave acoplada que empezó a rodar debido a un motor que dejó de funcionar. Esto podría haber sido catastrófico, no solo para la misión, sino, también, para los astronautas, de no haber sido por la mente en frío que mantuvieron los pilotos.

Todo esto fue antes del momento estelar del 20 de Julio de 1969, cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin aterrizaron con el Apollo 11 en la superficie lunar, convirtiéndose en las primeras personas en haberlo hecho. Esto es considerado el momento del siglo XX, a pesar de haber habido dos guerras mundiales, una guerra fría masiva, la invención de naves espaciales y de la energía nuclear. 

De los dos astronautas que descendieron en la Luna, Neil fue el seleccionado para dejar primero su huella en la nueva superficie— un suceso que fue visto por más de quinientas millones de personas en todo el mundo—. Alrededor del veinte por ciento de la población mundial estaba mirando en vivo, mientras Neil pronunciaba su frase legendaria: “es un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”.

Neil Armstrong y Buzz Aldrin condujeron experimentos y coleccionaron ejemplares durante más de dos horas al día siguiente. A su regreso, recibieron muchos premios y condecoraciones, como la Medalla Presidencial de la Libertad, que les fue entregada por el presidente Richard Nixon, La Medalla de Honor del Espacio del Congreso, entregada por Jimmy Carter y la Medalla de Oro del Congreso.

Aunque Neil había renunciado formalmente a la NASA el 1971, mantuvo una relación cercana con ellos y fue consultado varias veces como experto en investigaciones de accidentes. Proporcionó su conocimiento en la comisión de investigación del accidente del Apollo 13 y, también, en el  siniestro del transbordador espacial Challenger. Luego de su retiro de la NASA, trabajó como profesor en el departamento de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Cincinnati, donde enseñó hasta 1979.

A pesar de nunca haber podido sobrepasar el éxito de su misión con el Apollo 11, Neil disfrutó de una carrera larga y próspera.

Murió el 25 de agosto de 2012, después de haber tenido complicaciones relacionadas a una cirugía de baipás coronario. Tenía 82 años.

Cuando el presidente Barack Obama se enteró de la muerte de Armstrong, dijo: “fue uno de los héroes estadounidenses más grandes; no solo de este tiempo, sino de todos los tiempos”.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button