AutoresBiografias en 5 MinutosMuertos en junioNacidos en febreroPodcast

Charles Dickens

Charles Dickens
“En esta vida hay días en los que merece la pena vivir y en los que merece la pena morir.” – Charles Dickens

Pocos escritores del siglo diecinueve son tan conocidos y apreciados como Charles Dickens. Él era un ávido observador de la sociedad, así como, también, un escritor brillante de sátira. Pocas personas saben de la vida de Charles, fuera del hecho de que escribió un par de novelas que la mayoría tiene que leer antes de terminar el secundario.

Charles John Huffman Dickens nació el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth, Inglaterra. Por fuera, parecía que él y sus siete hermanos disfrutaban de una niñez normal. Le encantaba leer, pero también jugaba mucho afuera. Tenía una gran memoria: se podía acordar de su niñez, de la gente y de los eventos de la época. Esto le sería muy útil al buscar inspiración para sus escrituras.

Su padre, John Dickens, era un oficinista de la armada; por eso, en los primeros años de vida de Charles, la familia se tuvo que mudar mucho, porque John debía relocalizarse. Tuvieron una época calma, donde vivieron en Chatham, en Kent, cuando Charles tenía cinco. Allí recibió una educación privada. Sin embargo, en 1822, la familia tuvo que mudarse a Londres, debido a las deudas crecientes por gastos indebidos.

Eventualmente, a John lo enviaron a la prisión de los deudores, dejando así a su familia sin sustento. Como era costumbre, la mamá de Charles, Elizabeth, y algunos de sus hijos menores también fueron a prisión con John. Charles, por otro lado, tuvo que buscar un techo para vivir, aunque solo tenía doce años. Se quedó con Elizabeth Roylance, una amiga de la familia. Él y sus hermanas visitaban a sus padres en prisión los domingos. La prisión sería el trasfondo de una de sus historias, La pequeña Dorrit.

Para ayudar a su familia, pagar a los acreedores y mantener su educación, Charles dejó la escuela y encontró trabajo en Warren Blacking Warehouse, una fábrica de betún para calzado. Trabajaba, junto a otros chicos, diez horas al día por seis chelines a la semana. Coincidentemente, uno de los chicos que trabajaba con él en la fábrica se llamaba Bob Fagin, nombre que luego usó en Oliver Twist.

Continuó con su trabajo hasta que su abuela murió. Ella les dejó cuatrocientas cincuenta libras, que era suficiente para sacarlo a John de la cárcel. Sin embargo, Elizabeth no dejó que Charles se reuniera con la familia, sino que prefirió que siguiera trabajando en la fábrica con los demás niños. Esto hizo que Charles tuviera una visión negativa de las mujeres para siempre.

A pesar de tener una niñez dura, Charles nunca dejó de leer, de aprender y de mejorar su escritura. De a poco, comenzó a forjarse una reputación como escritor prodijio. Encontraba algunos trabajos en los periódicos y a veces publicaba sus historias en revistas. La primera publicada fue A Dinner at Poplar Walk, en 1833. No solo fue popular entre el público general que había leído Oliver Twist o Los papeles póstumos del Club Pickwick, sino que la reina Victoria también era fanática. Se decía que se quedaba hasta altas horas de la noche leyendo y discutiendo su contenido con otras personas.

En 1835, Charles se comprometió con Catherine Thomson Hogarth, la hija de George Hogarth, quien era un escritor para the Morning Chronicle, donde Dickens era también periodista. La pareja se casó el 2 de abril de 1836 y tuvo diez hijos. Esto le preocupaba a Charles, porque muchos hijos significaba muchos gastos. Charles la culpaba a su mujer por haber tenido tantos hijos, ya que ella también venía de una familia grande. Eventualmente, partió la cama a la mitad y puso una biblioteca en el medio, para no tener más hijos.

En 1842, Charles y Catherine visitaron por primera vez los Estados Unidos y dejaron a sus hijos a cargo de la hermana de Catherine, Georgina. Llegaron a Boston, Massachusetts, y se quedaron un tiempo ahí. Charles quedó muy impactado por las condiciones en las que trabajaban los esclavos y abocaba por la abolición de la esclavitud. Aunque hay algunos que dicen que sus esfuerzos no llegaron tan lejos. Dickens viajaba a Nueva York seguido, para dar clases y para establecer leyes de derechos de autor para proteger su propiedad intelectual y la propiedad de otros, fuera de Estados Unidos.  Sin embargo, no tuvo mucho éxito y recibió muy pocas regalías por sus obras que se publicaron en el norte de América.

Dickens siguió produciendo obras de literatura excepcionales y era relativamente prolífero. La mayoría de sus obras más conocidas fueron, en realidad, en su primera publicación, historias seriadas, que luego se republicaron como novelas. Ejemplos de esto son: Oliver Twist, Los papeles póstumos del Club Pickwick, Nicholas Nickleby, La tienda de antigüedades, David Copperfield, Casa desolada, Historia de dos ciudades y Grandes Esperanzas. Claro que también escribió cuentos, en especial para la época navideña, como Cuento de Navidad y El hechizado.

Charles Dickens era un filántropo de la era de la ilustración. Ayudó a fundar organizaciones con el objetivo de mejorar las condiciones laborales de los pobres: buscaba cambiar las leyes laborales para proteger a los más vulnerables, en especial a los niños.

En 1858, Charles y su esposa Catherine se separaron, cuando ella descubrió que su esposo tenía un amorío con una actriz llamada Ellen Ternan. Ellen tenía solo dieciocho años cuando conoció a Charles, que tenía cuarenta y cinco. En 1860, Ternan dejó el escenario y fue mantenida por Charles, hasta su muerte. 

Charles tuvo un encuentro cercano con la muerte cuando estaba volviendo a su casa desde París en tren, el 9 de junio de 1865. El tren descarriló y siete vagones se cayeron del puente de Staplehurst, que estaba en reparación. Dickens estaba en el único vagón de primera clase que permaneció encarrilado. Charles ayudó a heridos y a moribundos. De ahí en más, siempre se ponía nervioso al viajar en tren.

Entre 1868 y 1869 hizo una gira llamada «Las últimas lecturas», donde leía para la audiencia. Durante ese período, el 18 de abril de 1869, tuvo un ACV y colapsó cuatro días después. Tuvo que cancelar el resto de la gira. Decidió invertir ese tiempo para escribir otra novela, El misterio de Edwin Drood. Después de haber recuperado fuerzas, hizo doce lecturas más, a principios de 1870. Sin embargo, se enfermó gravemente. Hizo su última aparición pública frente al príncipe y la princesa de Gales, en el banquete de la Royal Academy of Arts, el 2 de mayo.

Charles Dickens murió el 9 de junio de 1870, a los 58 años, luego de otro ACV que sufrió el día previo a su fallecimiento. A pesar de haber pasado un centenario y medio desde su muerte, se sigue considerando a Charles como uno de los mejores escritores de la historia. Sus obras, como Oliver Twist y Cuento de Navidad, han sido adaptadas a todos los medios de entretenimiento: papel, cine, radio y televisión.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button