Biografias en 5 MinutosDerechos civilesMuertos en octubreNacidos en febreroPodcast

Rosa Parks

Rosa Parks
“Cada persona debe vivir su vida como un modelo para otros.” – Rosa Parks

A pesar de que la guerra civil había terminado oficialmente sesenta años antes de que naciera, Rosa Parks fue una activista estadounidense de los derechos civiles en una época muy tensa de la historia de los Estado Unidos, donde no se había alcanzado la igualdad. Rosa Louise McCauley nació en Tuskegee, Alabama, el 4 de febrero de 1913. Se la conoce como la primera dama de los derechos civiles y como la madre del movimiento en busca de la libertad.

Era afroamericana, de sangre escocesa, irlandesa y nativoamericana. Sus padres se separaron cuando era chica, así que ella y su hermanito, Sylvester, fueron criados por sus abuelos maternos. Hasta sus once años, Rosa asistió a colegios rurales de Alabama, para luego ser alumna del Colegio Industrial para Niñas. Después recibió educación de nivel secundario, dada por el profesorado para negros del estado de Alabama. Desafortunadamente, debido a que su madre y su abuela se enfermaron, no pudo continuar yendo al colegio, porque tenía que cuidar de ellas.

En Alabama, a comienzos del siglo XX, los ex estados confederados, incluyendo Alabama, implementaron las leyes Jim Crow, que imponían la segregación racial y dejaban a los afroamericanos con pocas oportunidades para tener éxito. Los blancos y los negros, incluso de niños, no podían viajar en los mismos autobuses; por ende, la mayoría de las veces, los afroamericanos tenían que caminar.

Desde joven a Rosa le perturbó la desigualdad de la sociedad. A menudo, los chicos blancos de su barrio la molestaban. Sin embargo, ella no se las dejaba pasar.

En 1932 se casó con Raymond Parks. Él era peluquero y miembro de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, en inglés). Rosa tuvo varios trabajos, que incluyeron trabajadora domestica y auxiliar hospitalario. Su marido la alentó a que terminara la secundaria y, en 1933, se graduó, formando así parte del 7% de los afroamericanos que se recibían, en esa época. Aunque las leyes Jim Crow discriminaban a los votantes afroamericanos, ella trató de enlistarse tres veces para votar y, a la tercera, lo consiguió.

En 1943, Rosa Parks se involucró mucho en el movimiento de los derechos civiles y se unió a NAACP como secretaria. Refiriéndose a esa época, dijo que ella era la única mujer, que necesitaban una secretaria y que no pudo decir que no. No solo tenía que pelear por sus derechos por ser afroamericana, sino que también tenía que luchar por ser mujer.

Durante un tiempo, trabajó como ama de casa y costurera para Clifford y Virginia Durr, una pareja blanca que vivía en la base aérea Maxwell, en Montgomery, Alabama. Ya que los Durrs eran muy liberales políticamente, se hicieron amigos de Rosa y la apadrinaron para que fuese a la escuela Highlander Folk, que era un lugar de aprendizaje para los activistas que buscaban la igualdad racial.

Montgomery implementó una ley en 1900 que permitía la segregación por raza de los pasajeros de los autobuses. Si bien la ley decía que nadie tenía que ceder su lugar si había otros asientos libres, al pasar el tiempo, fue cambiando socialmente. Por eso, los conductores de los buses empezaron a hacer que los pasajeros negros cedieran su lugar cuando no había más asientos exclusivos para blancos. Los buses tenían dos secciones: adelante para los blancos y detrás para los negros, aunque la mayoría que usaba el transporte era gente de color. Muchos afroamericanos estaban disconformes con esta desigualdad y se habían quejado durante décadas.

Un día, en 1943, Rosa pagó su boleto y procedió a subir al autobús. Ahí fue cuando el conductor, James Blake, le dijo que siguiera las reglas y que se subiera por la puerta trasera. En vez de obedecer, Rosa dejó que ese bus pasara y que viniera otro, porque no quería viajar con Blake. Resultó que tuvo que volver caminando bajo la lluvia.

El 1ero de diciembre de 1955, pagó su boleto luego de un largo día de trabajo y se sentó en el primer asiento de la parte trasera, que estaba reservada para personas de color. Al principio, no había visto que el conductor era Blake, el hombre que la había hecho caminar bajo la lluvia doce años antes. Avanzado el recorrido, el conductor se dio cuenta de que había varios blancos de pie, porque todos sus asientos estaban ocupados. Blake decidió que algunos negros tendrían que ceder su asiento a los blancos. Tres de los cuatro que tuvieron que pararse, lo hicieron, menos Rosa Parks. El conductor le insistió: «¿Por qué no te parás? A lo que ella respondió: «no creo que tenga que pararme». A pesar de que Rosa estaba tranquila, Blake llamó a la policía para que la arrestaran.

La llevaron a la cárcel, pero, poco tiempo después, algunos miembros de la NAACP de Montgomery le pagaron la fianza. Una profesora de nivel superior de Alabama, Joanne Robinson, indagó sobre el tratamiento que había recibido Rosa junto al presidente de la NAACP. Ambos pasaron toda la noche en vela copiando más de treinta y cinco mil panfletos que llamaban a un boicot de autobuses. El 4 de diciembre de 1955, se anunciaron los planes para el boicot de autobuses de Montgomery. Los miembros afroamericanos de varias iglesias estuvieron de acuerdo en participar del boicot, para alcanzar un mejor trato, para que las compañías tuvieran que contratar a conductores negros y para que los asientos fuesen para los primeros que llegaran al bus. Al día siguiente, incluso bajo la lluvia, la comunidad afroamericana continuó con su boicot.

Hubo una reunión en la cual se discutieron estrategias para continuar con el boicot y se fundó la Asociación de Mejoramiento de Montgomery. Eligieron a Martin Luther King Jr. como presidente, que, en esa época, era un joven ministro, recién llegado. En 1956, casi un año después, el sistema de autobuses de Montgomery, finalmente, dejó de tener distinción de color.

Rosa continuó militando por los derechos civiles mientras pudo, incluso entrada en edad. Murió el 24 de enero de 2005, a los 92 años. Le dieron varios premios y la honraron tanto en vida, como una vez fallecida. Hoy en día, sigue inspirando a muchos con sus ideales de igualdad

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button