Biografias en 5 MinutosMuertos en agostoNacidos en julioPodcastRealeza

Princess Diana

Princess Diana
“Ser princesa no es tan bueno como parece.” – Princess Diana.

Diana Frances Spencer, mejor conocida como Diana, Princesa de Gales, nació el primero de julio de 1961. Nació en una familia británica real y fue la más joven. Su padre fue Edward John Spencer, 8vo Conde de Spencer. Creció cerca de la familia real británica en su finca de Sandringham. Sin embargo, ser parte de la nobleza no le garantizó tener una vida fácil: el divorcio de sus padres la afectó mucho. Los principios de su adultez fueron épocas emocionales muy complicadas para ella. En 1978 se mudó a Londres donde, debido a complicaciones financieras, tuvo que compartir departamento con otras compañeras de piso mientras buscaba trabajo. A pesar de no haber sido muy académica, era muy talentosa con la música y el baile, y, también, era muy buena atleta.

Su suerte cambió en 1981 cuando se comprometió con el Príncipe Carlos, que era el heredero al trono británico, como el primogénito de la Reina Isabel II. La pareja se conoció en 1977 porque Carlos salía con la hermana mayor de Diana, Lady Sarah. Sin embargo, Carlos empezó a fijarse en Diana y comenzaron a salir en 1980. La relación continuó y Carlos presentó a su novia a su familia, incluyendo a la Reina, en noviembre. Carlos le propuso casamiento en febrero de 1981. Estuvieron muy poco tiempo comprometidos porque se casaron el 29 de julio de 1981 en la Catedral de San Pablo, cuando Diana tenía 22 años. Su casamiento, que fue visto por millones por televisión, y su encanto y bondad naturales crearon una imagen íntegra y positiva que llevaría consigo por el resto de su vida. Era, por excelencia, una princesa sacada de un cuento de hadas, que fue adorada y querida por muchos. Desde ese punto en adelante, dejó de ser Lady Diana y pasó a ser Princesa Diana.

La pareja tuvo dos hijos: el príncipe Guillermo, que nació el 21 de junio de 1982, y el príncipe Enrique, que nació el 15 de septiembre de 1984. Sin embargo, el matrimonio no era feliz. Estaba claro que no hacían buena pareja; la diferencia etaria de casi 13 años también causó problemas. Carlos empezó a salir con su exnovia, Camila Parker Bowles, y la princesa Diana tuvo un amorío con James Hewitt. Debido a las relaciones extramaritales y a una discordia en sus personalidades, se volvió obvio que sus diferencias eran irreconciliables. La pareja se divorció en 1992.

Sin importar su divorcio, la princesa Diana siguió involucrada con los trabajos caritativos de la familia real y a menudo los representaba en diferentes eventos al rededor del mundo, lo que hizo que continúe creciendo su persona y presencia mediática.

Parte de la popularidad de Diana vino de sus esfuerzos asociados a las obras de caridad únicas y sinceras para jóvenes y, luego, para aquellos que sufrían de SIDA. Diana se convirtió en una patrocinadora para los necesitados, lo que hizo que incrementara su ya enorme popularidad. Su trabajo incluyó, no solo a los jóvenes y a aquellos con SIDA, sino, también, a personas afectadas por cáncer y por enfermedades mentales. Todo su trabajo hizo que la princesa Diana sea una de las filántropas más distinguidas y una de las figuras más conocidas entre los necesitados. Su naturaleza amigable y carismática la convirtió en una estrella nata que ayudó a recaudar millones de dólares como la cara famosa de las causas más célebres.

Tal vez no era lo que estaba buscando, pero la princesa Diana era una mujer hermosa con un buen gusto para la ropa, por lo que se convirtió en un ícono de la moda en Gran Bretaña y el resto del mundo, durante los años ochenta y noventa. En estos años se convirtió en la mujer más fotografiada del siglo veinte.

En 1993 Diana anunció que se retiraría de la vida pública. Sin embargo, su retiro duró poco menos de un año, ya que, en 1994, anunció una vuelta parcial, que en realidad se convirtió en un calendario de jornada completa, lleno de reuniones con varios dignatarios y viajes por el mundo. Ejerció el cargo de vicepresidenta de la Cruz Roja Británica y, además, continuó su trabajo humanitario y filantrópico durante los principios de los años noventa; hasta formó una relación personal con la Madre Teresa.

La princesa Diana también fue patrocinadora de una organización que remueve materiales peligrosos, particularmente minas que habían sido olvidadas luego de varias guerras. La organización se llamaba HALO Trust. A Diana le apasionaba mucho este trabajo; tanto fue así, que la fotografiaron en enero de 1997 usando una chaqueta flak y un casco en el medio de un campo minado en Angola. Su trabajo aumentó el conocimiento del increíble dolor que causan las minas antipersonas. Su esfuerzo condujo a la firma del Tratado de Ottawa, que prohibió su uso.

La princesa Diana, como muchas otras celebridades, sufría la intrusión incesante de paparazzis en su vida personal y profesional, ellos la seguían y fotografiaban todos sus movimientos. El fatídico día del 31 de agosto de 1997, el chofer de la princesa Diana estaba tratando de escapar de los paparazzis, cuando perdió el control y chocó el auto en un túnel de París. Diana y otras dos personas murieron en el accidente. En cuestión de segundos, los británicos perdieron a su querida princesa.

La muerte de la Princesa Diana tuvo un duro impacto en todo el país, que hizo un duelo prolongado por su joven y hermosa princesa. Su funeral de estado fue visto en Gran Bretaña por más de treinta y dos millones de personas y por casi dos mil quinientas millones de personas más en el resto del mundo, lo que lo convirtió en uno de los funerales televisados más vistos del mundo. Fue una triste ironía que la Madre Teresa, amiga cercana de Diana, murió esa misma semana.

A pesar de las teorías conspirativas sobre su muerte, luego de diez años de investigación, se declaró que la muerte de la princesa fue un accidente y todos los cargos de asesinato en contra de alguna persona que hubiese estado involucrada fueron abandonados.

Más de dos décadas después de su muerte, la princesa Diana sigue siendo una de las mujeres británicas más influyentes y populares de la historia. Diana era hermosa y se vestía a la moda, era conocida por su carisma y compasión, pero también trabajaba muy duro y desafiaba la injusticia. Siempre será recordada como la princesa del pueblo

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button